Una » gravity cake» a la española

El otro día Lucia tuvo un cumpleaños en MICROPOLIX, (¿os acordáis de nuestra entrada sobre esta mini ciudad infantil?) y como ya es mayor los papis no tuvimos entrar  pero si esperar cerca ya que la duración del cumple no era lo suficientemente larga como para que compensase volver a casa y volver 😦 .

 Así que Manu, Jorge y yo hicimos lo que hacía años que no hacíamos, pasear por un centro comercial y creedme si os digo que casi de inmediato nos  acordamos del por qué jajaja… ¡No se puede caminar!, la gente no se fija de lo que tiene más allá de sus narices y se choca constantemente con los demás, a Jorge le metieron dos mandobles que casi le tengo que ir a recoger a dos tiendas de donde ocurrió el suceso y si a esto le añadimos que el fin de semana en cuestión era el “Black Friday” os podéis imaginar que la cosa no mejora, ¿verdad?

Pero no todo fue tan negativo, justo cuando nos disponíamos a buscar un sitio donde merendar nos topamos con la tienda con la que todo goloso/chocolatero puede soñar.… “Lindt”, negocio donde se vende el mejor chocolate del mundo, ¿la conocéis? A lo mejor la tienda no pero sus chocolates………. mmm todo el mundo conoce esos bombones redondos con chocolate liquido por dentro…. 🙂 🙂 . Yo los conocí en Suiza hace muchos años, cuando mi padre vivía allí y os puedo asegurar que es uno de los pocos vicios del que no puedo escapar.

IMG_6218

Que tienda, que olor…. Jorge y Manu se pusieron a comprar bombones de todos los colores (cada color es un sabor) y cuando íbamos a pagar… ZAS! ¿”Sabéis que hay una promoción por el Black Friday de tres por dos en los productos de esa columna”?, mis ojos se giraron y ahí estaba….. “preparado de chocolate para hacer bizcocho”, “¡mi madre! un bizcocho de chocolate de lindt, como puede estar eso….”  (pensé),  el espíritu consumista se apoderó de mi y salimos de la tienda con un pack de tres preparados de chocolate, una bolsa grande de bombones y un par de tabletas de chocolate con almendras, ahora solo faltaba encontrar una ocasión para hacer tal delicatesen jajajaja

Y la ocasión llegó, más bien la busqué y  el mismo domingo por la tarde, con la excusa de tener que hacer los deberes y quedarnos en casa MI CABECITA ya encontró hueco para el pastel.

El proceso iba a ser sencillo ya que los ingredientes nos los indicaba la caja de lindt.

*3 Huevos.

IMG_5454

*200 gramos de Nata liquida.

*El súper preparado de cacao.

IMG_6223

 Os podéis imaginar que el proceso era sencillo, nosotros lo hicimos en la thermomix pero se puede hacer perfectamente con una batidora normal de casa.

*Precalentamos el horno a 175 grados.

*Mezclamos durante 3 minutos la nata, los huevos y el preparado.

IMG_6177   IMG_6179

*Untamos un molde de más o menos 20-22 cm de diámetro con mantequilla y harina.

IMG_6150

*Vertimos la masa (sin catarla demasiado J ) en el molde.

*Metimos el molde en el horno y lo dejamos unos 35 minutos a la misma temperatura.

IMG_6180

Y ya está….  Ñam, ñam, listo para comer….

Os quería poner aquí una foto del resultado del pastel, pero ha sido imposible porque en el transcurso de ir a por el móvil y volver a la cocina, alguien ya se había comido un trozo 😦

IMG_6201

Pero el sentido de este post no es enseñaros como se hace un bizcocho con un preparado de lindt jajajaja, sino lo que hicimos después, porque esta vez, esta madre que escribe, se sintió aventurera, lanzándose a hacer algo que había descubierto por internet y que le parecía súper original. 🙂

Esta vez,  ésta que escribe y sus pequeños bichos han hecho una tarta anti gravedad, 🙂  una idea de decoración que se puede aplicar a cualquier tarta, una idea súper chula, más fácil de lo que parece y que dejará a vuestros invitados  sorprendidos de vuestras habilidades culinarias. 😉

Yo que soy una novata en este tema de la cocina, sobre todo en la rama de pastelería y no conocía este tipo de tarta, pero leyendo blogs y páginas web para ver si había alguna manera más sencilla que otra de hacerla, he descubierto que las “gravity cakes” están muy de moda en las Américas (como siempre)  y que hay mil opciones,  unas muy simples (como la que vamos a enseñar aquí hoy) y otros mucho más complicadas que hasta requieren conocimientos de carpintería.

Qué vamos a necesitar.

* Lacasitos, m&m o cualquier tipo de bombón pequeño. (yo compraría un paquete grande y luego uno pequeñito.. ya veréis por qué)


*
Tres o cuatro paquetes de KIT KAT (depende del diámetro del bizcocho/tarta)

 IMG_6754

Si, lo sé… pero en el súper había oferta de 4×2 en Kit Kat. jajajaja

* Un par de pajitas de las duras.

* Chocolate para cobertura.

Paso 1: Para que el bizcocho quede un poco más vistoso, cortamos las barritas de KIT KAT a la mitad, las untamos con el chocolate de cobertura y los vamos colocando alrededor del bizcocho.

IMG_65754  IMG_6204

IMG_6206     IMG_6203

Recomendación de mamá: Nombrad como encargado de cortar el chocolate a alguien que no le guste demasiado esta chocolatina o que lleve aparato que le impida comer, sino te tocara invertir más en estas chocolatinas para que alguna llegue a formar parte de la decoración.

Recomendación de mamá (2): Os recomiendo que antes de empezar con la decoración (sobre todo si habéis decidido rellenarla con crema ) es dejar reposar el bizcocho o la tarta en la nevera un par de horas, así  la masa se asentará y después será más sencilla la decoración.

Paso 2: Una vez que sacamos la tarta de la nevera, clavamos las dos pajitas un poco inclinadas.

Paso 3: Si la cobertura de chocolate la tenemos fría, la templamos un poquito para que actué como pegamento.

Paso 4: vamos pegando los m&m en el bizcocho y  por las pajitas, asegurándonos que se van quedando bien pegadas. (la cantidad de m&m es a voluntad del consumidor, pero siempre es más vistosa cuanto más color tenga 😉 )

Inciso de mamá: No es una decoración difícil pero a la hora de pegar los bombones  en la pajita tenéis que tener un poco de paciencia y un poquito de buen pulso, conociendo a los míos en materia de la primera cualidad necesaria en este momento de la decoración, dejé a los enanos repartirse por el bizcocho y yo me dediqué  a los trabajos verticales.

IMG_6207 IMG_6208

Paso 5: untamos de chocolate en el interior de la bolsa de conguitos (aquí la idea de tener una bolsita pequeñita de m&m ya que por experiencia es más sencillo que se mantenga que una de las grandes) y la colocamos sobre las pajitas, asegurándonos que quedan bien sujetas.

IMG_584764

Paso 6: Volvemos a meter la tarta en la nevera para que todo se endurezca y quede perfecta.

 Este es nuestro resultado y yo creo (no porque sea nuestra 😉 ) que  ha quedado muy aparente, ¿verdad?

La tarde se pasó enseguida,  lo pasamos genial (un poco manchados también 😉 ) y teniais que ver la cara de estos dos bichitos cuando vieron como la bolsa ¡flotaba en el aire!, me encanta ver esa cara de inocencia con la que inspeccionan una y otra vez la tarta y el truco… Solo por eso  merece la pena hacer este tipo de tarta aunque sea por una vez.

 IMG_6217

¿Os animáis?

Bs

«Yo comer galletas»

¿Qué se puede hacer un día de año nuevo en el que hace un tiempo horroroso? A mí,  sinceramente, lo que me apetece en este tipo de días es tirarme en un sofá, con una mantita, un chocolate caliente y películas romanticonas, pero cuando tienes dos hijos “culillos inquietos” ese sueño  se desvanece a la primera de cambio  :(, así que… nos hemos pasado la tarde horneando galletas de mantequilla.

Las galletas caseras son una delicia y no hay grande ni pequeño que se resista a ellas.

No se vosotros pero yo tengo la suerte de que a mis enanos les encanta ayudarme en este tipo de menesteres, les encantan preparar su merienda especial, con su delantal,  en su laboratorio particular, haciendo la masa y eligiendo cada una de las formas de las galletas, eso sí,  acaban siempre envueltos en harina y listos para un largo baño.

Como  podéis imaginar  una actividad como   esta, ya desde el principio, no suena como  algo tranquilo y lo que empieza como algo divertido puede acabar en tragedia, niños llorando o madre limpiando a fondo una cocina después de ser  atacada por ovnis de mantequilla. Por eso, si  os decidís algún día a hacerlo, antes de empezar, os voy a dar unos truquillos que he ido aprendiendo con el tiempo para que la experiencia sea lo más positiva y lúdica posible.

  • Primer consejo: Cuando tengamos claro que queremos lanzarnos a lo desconocido y cocinar con niños, lo primero, lo primero que hay que hacer es comprobar que contamos en la casa con todos los ingredientes necesarios. No se puede emocionarlos y tentarlos para luego tener que abortar la operación porque falta la mantequilla.
  • Segundo consejo: Cuando hemos comprobado que tenemos todo lo necesario deberíamos prepararlo  de antemano ya que si los niños son un poco peques, los preparativos es algo que les aburre,  a ellos lo que les va es la acción.
  • Segundo consejo. BIS: Además os diría, que tengáis preparado un plato para ir dejando los utensilios que vamos usando o ingredientes que se vayan desechando, evitando así la necesidad de limpiar cien veces la encimera pasándolo todo directamente al lavavajillas una vez que hemos acabado.
  • Tercer consejo: Explicamos a los enanos el proyecto que tenemos entre manos, indicando a cada uno cual va a ser su tarea y de lo que van a ser responsables, esto, les va a hacer sentir importantes… 🙂
  • Cuarto consejo y quizás el más importante: Lavarse las manos antes de tocar nada, quién sabe dónde las tenían metidas cinco minutos antes.
  • Quinto consejo: Este consejo solo será útil cuando con quien vamos a cocinar es una niña;  os recomiendo recoger el pelo antes de empezar, ya que evitareis tres grandes posibles tragedias
    • Encontrar un pelo enterrado en una galleta. No se los vuestros, pero los míos son bastante exquisitos a la hora de comer.
    • Encontrar un pelo en la masa y que se lancen a su pesca acabando todo por el suelo.
    • Conseguir que no se llene el pelo de masa y evitar un lavado a fondo de la niña en cuestión.
  • Sexto consejo y para mi el segundo más importante: Las mamás y los papás tienen que tener claro que hay  que armarse con una gran dosis de paciencia  y humor.

Ingredientes que vamos a necesitar:

  • 150 gramos de mantequilla
  • 1 huevo
  • 100 gramos de azúcar glasé
  • 250 gramos de harina de repostería
  • Una cucharadita de aroma de vainilla

Utensilios que vamos a usar:

  • Batidora (lo ideal es que tenga el accesorio de las varillas)
  • Bol hondo
  • Cortadores de formas
  • Papel de horno
  • Papel film transparente
  • Colador
  • Rodillo
  • Rejilla de horno

Una vez aconsejados y con los ingredientes sobre la mesa nos ponemos nuestros  delantales y  sin miedo, que la receta es muy sencilla y hasta a mí que no soy  nada cocinillas  me sale bien,  manos a la masa, nunca mejor dicho 🙂

  • Paso 1: Calentamos la mantequilla en el microondas para que se ablande un poco.
  • Paso 2: Batimos la mantequilla en la batidora hasta que quede con la textura de pomada.
  • Paso 3: Añadimos el huevo y seguimos batiendo.
  • Paso 4: Añadimos el azúcar y el aroma de vainilla hasta conseguir una textura parecida a la nata montada.

***Truquillo “uno” de mamá “maruji”. Batir bien todo para que los ingredientes queden perfectamente integrados antes de incorporar la harina.

  • Paso 5: Tamizamos el harina con el colador, vamos, que la colamos.
  • Paso 6: Vamos añadiendo la harina a la masa en la batidora hasta que espese y nos cueste seguir (más o menos será la mitad de la cantidad de harina total). A partir de aquí, seguimos mezclando pero con las manos hasta llegar a una masa arenosa. (éste paso, es de los que más les gustan a los enanos ya que parece jugar con plastilina)

***Truquillo  “dos” de mamá “maruji”. Sabemos que la masa esta lista, cuando no se nos pega en las manos, pero ojo  que no esté como una piedra sin que se pueda manipular fácilmente.

  • Paso 7: Envolvemos la masa en papel transparente film y lo metemos en la nevera a reposar entre media  y una hora.
  • Paso 8: Espolvoreamos un poco de harina en la parte de la encimera donde vamos a cortar las galletas.
  • Paso 9: Alisamos con el rodillo la masa hasta conseguir medio centímetro de grosor (esto a ojo, no es una ciencia exacta, lo que necesitamos  es que no quede muy fina porque al usar con el cortador y pasarla a la bandeja del horno se romperán)
  • Paso 10: Cortamos la masa con los cortadores.
  • Paso 11: Mientras los niños están entretenidos con sus galletas, precalentamos el horno a 180º unos 15 minutos
  • Paso 11: Ponemos el papel de hornear en la bandeja del horno y vamos colocando las galletas
  • Paso 12: Metemos la bandeja en el horno precalentado y lo dejamos de 12 a 15 minutos

***Truquillo “tres” de mamá “maruji”.  Hacia la mitad de tiempo de cocción, dad la vuelta a la bandeja, ya que si no, solo se doraran por una parte.

***Truquillo “cuatro” de mamá “maruji”. El momento de sacarlas va a ser cuando las veamos  doradas pero aun un poco blandas por el centro.

  • Paso 13: Las sacamos dejándolas  enfriar en una rejilla.
  • Paso 14: Este último paso puede acabar de dos maneras
    • Disfrutar comiéndolas
    • Decorarlas con fondant, ¿os atrevéis? , es más sencillo de lo que parece así que si os apetece un día os doy unos pasillos de andar por casa 🙂

***Truquillo “cinco” de mamá “maruji”. No os preocupéis si os salen muchas, se conservan bastante bien un par de semanas, eso sí, no dejéis que se humedezcan ya que se ablandan y se echan a perder.

Espero que os animéis a hacerlas  con vuestros enanos, que con los consejos además de  los truquillos de mamá “maruji” la experiencia sea tan positiva que repitáis, y si os encontráis con fuerzas después, nos contéis la aventura a través del blog o facebook que nos encantará.

Os dejo unas fotos de nuestra tarde, para que veáis que no os engaño y que me he metido en este fregado y he sobrevivido 🙂

IMG_4661 IMG_4659 IMG_4662 IMG_4660

Ahora ya  solo os queda recoger 😦

¡Buena suerte!

Besos