¿Hacemos un roscón para la tarde de reyes?

Estas navidades he tenido un montón de trabajo y salvo las actividades que tenia programas desde hacia meses (Disney Live, Concierto de Violetta o Circo Price) pocas han sido las “cosas navideñas” que he podido hacer con suficiente tiempo de antelación para poder contároslas y que las pudierais disfrutar vosotros también. 😦

IMG_6867

IMG_1100   IMG_1505

Os podéis imaginar que para una mamá como yo, esto me ha traído de cabeza, 🙂 pero entre el final de curso de Manu en el master, compromisos familiares y laborales, no ha habido más remedio que asumirlo.

Pero no todo ha estado perdido, este año mi hermana se ha apuntado a una de las múltiples locuras de la que escribe estas lineas y me ha ayudado a que los más peques de la familia hayan vivido en primera persona una de las tradiciones más dulces que tiene la Navidad…. Aprovechando que ella ya es una experta en la materia, les ha enseñado como hacer el famoso Roscón de reyes. (mmm…….)

Inciso de mamá: Tengo que reconocer que yo nunca me había aventurado a hacerlo por dos razones:

*Por el tiempo.

*Porque creía que era súper complicado.

Pero después de ver el resultado de este año y el entusiasmo de los peques, prometo que para el año que viene me lanzo yo también. 😉

Y que es un post de Marta sin las preguntas incomodas…. ¿Os habéis preguntado alguna vez de donde viene esta tradición tan dulce?

El roscón es una de esas tradiciones paganas que con el paso del tiempo han ido incorporándose a  celebraciones de corte religioso y que ha conseguido instaurarse como la merienda estrella de la tarde del día 6 de Enero.

Si nos vamos hasta el siglo II A.c. podemos encontrar el origen de este manjar, cuando a mediados del mes de Diciembre se celebraban “las Saturnales”, las fiestas dedicadas al Dios Saturno (Dios de la agricultura) y en las que se festejaba los días más largos del año después del Solsticio de invierno.

Eran unos días de fiesta en los que los esclavos estaban excusados de trabajar y se hacían unas tortas redondas con higos, dátiles y miel que se convirtieron en uno de los postras más populares de estos festejos.

Fue ya en el siglo III D.c. cuando se comienza a introducir un haba seca, símbolo de fertilidad y prosperidad y al que le tocaba se le auguraba esa prosperidad durante el resto del año, incluso lo nombraban “rey de reyes” durante un determinado espacio de tiempo.

Tras el fin de las persecuciones a los cristianos e imponerse la religión en el imperio romano, muchas de las celebraciones paganas fueron desapareciendo, pero costumbres como la de la torta que contenía un haba se mantuvo y fue evolucionando hasta lo que ahora conocemos.

Uno de los países donde esta costumbre se arraigó más fue en Francia, donde las familias se reunían para comerlo y ver quien era el afortunado al que le salía el haba, comenzando a conocerse este evento como el “Rey del haba” (le Roi de la Fave). La idea le gustó tanto al rey francés, que lo propagó por todos los reinos de Europa.

Pero… nosotros conocemos un roscón con algo más que un haba……

Cuenta la leyenda…… que en el siglo XVIII el cocinero de un  rey niño, Luis XV, introdujo una moneda de oro para sorprender al pequeño. A partir de ese momento la moneda adquirió un valor simbólico mucho mayor que el haba, convirtiéndose en el premio deseado mientras que nadie quería recibir la ya famosa legumbre.

Y ¿qué pasó en España?

Parece ser que los inicios de esta famosa costumbre en España, fueron en el Reino de Navarra (1361 aprox.), donde al niños que les tocaba el haba se les nombraba el “Rey de la Faba”.

Pero el encargado de introducir en nuestro país la versión moderna del Roscón fue Felipe V, tío de Luis XV y que en muy poco tiempo  lo convirtió en una de las costumbres más populares del país. Siendo Madrid y Sevilla las primeras y más importantes ciudades en adoptarlo.

Alguna fuente que otra afirman que la costumbre del haba desapareció durante un tiempo, pero volvió a mediados del siglo XIX cuando……

*Se instauró la tarde de reyes como día tradicional para ser degustado este postre.

*Unos pasteleros catalanes volvieron a introducir el haba por su significado de regeneración y el año nuevo.

*Se intercambia la moneda por una figurita de porcelana

*Se comienza con la parafernalia de a quien le toque la figurita es coronado como el “rey de la fiesta” y a quien el toque el haba le tocará pagar el roscón, además de ser el “tonto del haba”.

Curiosidad de mamá: Aquí, nace el famoso insulto de “tontolaba”.

¿Qué?,¿Nos ponemos a ello?

Consejo de mamá (gracias a la abuela y la tía): Antes de ponernos a ello, no quiero engañaros, esta receta requiere de mucha paciencia por parte de los padres, el proceso es un poco largo y puede llegar a cansar a los más pequeños antes de tiempo. 

Mi madre y mi hermana lo hicieron bastante bien, la primera parte la hicieron por la mañana antes de comer, mientras comían dejaron a la masa crecer, pudiendo seguir por la tarde. A los peques no se les hizo tedioso  y no perdieron comba de casa paso. 😉

Otra cosa que hicieron y me parece genial es combinarlo con otra receta más sencilla, por ejemplo galletas,  así las intercaláis y los tenéis activos durante los ratos de espera

Utensilios que vamos a necesitar.

*Un cuenco.

*Un pincel.

*Papel para hornear

*Un par de trapos o bolsa isotérmica.

*Un haba.

*Una figurita sorpresa (que se pueda meter en el horno).

*Una espátula.

*Un pincel de cocina.

*La thermomix o una buena batidora con mezclador.

Ingredientes que vamos a necesitar para hacer la masa del roscón.

*125 gramos de azúcar.

*Piel de un limón (ojo, solo la parte amarilla)

*Piel de naranja (ojo. Solo la parte naranja)

*130 gramos de leche.

*30 gramos de levadura fresca prensada de panadería.

*580 gramos de harina de fuerza.

*70 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.

*2 huevos.

*30 gramos de agua de azahar.

*1 pellizco de sal.

Ingredientes que vamos a necesitar para decorar el roscón.

*1 huevo.

*Fruta escarchada.

*Almendras laminadas.

*Azúcar.

Inciso de mamá 1: Seguro que cuando habéis leído alguno de los ingredientes os habéis asustado.. que si agua de azahar, que si levadura prensada o harina de fuerza, ¡Por dios! ¿dónde cree esta loca que voy a encontrar todas estas “pijadas”?

Tranquilos… en cualquier sección de pastelería de un supermercado estaría, pero si queréis ir a algo seguro, os diré que en Mercadona lo podéis encontrar todo de una vez.

Inciso de mamá 2: Para cualquier persona que no sea muy ducho en la cocina puede ver esta receta como difícil o tediosa y si se ha puesto alguna vez a buscar recetas por Internet habréis visto que hay mil opciones, algo que os puede desmotivar un poco más.

Mi hermana lo ha hecho con la Thermomix y tengo que reconocer que facilita mucho el trabajo. Pero eso no quiere decir que los que no tengáis este maravilloso aparato no podáis aventuraros con este reto que os propongo, simplemente tenéis que tener una buena batidora y ya está……

Yo, voy a escribir la receta tal y como la thermomix indica, pero estoy segura que si la leéis, se puede hacer casi igual con lo  que tengáis en casa.

PASO 1: Nos ponemos con la masa madre.

Introducimos en el bol y programamos 14 segundos a velocidad 4….

IMG_0938

*70 gramos de leche.

*10 gramos de levadura prensada fresca de panadería.

*5 gramos o una cucharita de azúcar.

*130 gramos de harina de fuerza.

Lo retiramos del vaso y lo ponemos en la encimera (rociado con un poco de harina antes) y hacemos una bola.

IMG_0947   IMG_0948

Llenamos un bol con agua templada e introducimos la bola.

IMG_7658    IMG_0951

La dejaremos ahí hasta que la bola flote y tenga el doble de su tamaño original.

IMG_5030

PASO 2: Mezclamos el azúcar con la piel de naranja y limón.

Pulverizamos 120 gramos de azúcar en el vaso de la thermomix con las cuchillas muy secas. (30 segundos, velocidad progresiva 5-10).

IMG_0934

Le añadimos la piel del limón y la de naranja y mezclamos durante 15 segundos y velocidad progresiva 5-10.

La masa resultante la retiramos a un bol y la dejamos reposar unos minutos.

IMG_4963

PASO 3: Hacemos la masa del roscón.

Una vez que la masa madre ha crecido, mezclamos todo y programamos 30 segundos a velocidad 6.

IMG_0937

*La masa de azúcar que hemos hecho en el paso 2.

*60 gramos de leche

*70 gramos de Mantequilla a temperatura ambiente.

IMG_0955

*Dos huevos.

IMG_0952

*20 gramos de levadura fresca prensada de panadería.

*30 gramos de agua de azahar.

*450 gramos de harina de fuerza.

*1 pellizco de sal.

*La bola de la masa madre fermentada.

IMG_7812

Después…. Amasamos programando 5 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga.

IMG_0959

PASO 4: cubrimos el vaso con dos paños o una bolsa isotérmica de congelado y dejamos reposar, mas o menos una hora, hasta que la masa salga por el bocal.

IMG_1528

Inciso de mamá: El tiempo variara en función de la temperatura de la habitación, así que no os preocupéis si el tiempo es mas corto o supera la hora de referencia de la receta. 😉

PASO 5: Con una espátula, bajamos la masa al vaso y volvemos a amasar programando 1 minuto, vaso cerrad, velocidad espiga.

PASO 6: retiramos la masa del vaso y la ponemos en la encimera previamente enharinada. Le damos forma de bola dejándola bien lisita.

IMG_0962

Ojo: Esta masa tiene que estar blandita.

PASO 7: Damos forma al roscón.

Abrimos un agujero grande en la bola que hemos amasado.

Lo colocamos en la bandeja de horno encima del papel de hornear.

Lo pintamos con un pincel con huevo batido.

Lo decoramos con las frutas escarchadas, almendras la minadas y azúcar humedecido.

    FullSizeRender-10   IMG_7665

Lo dejamos reposar hasta que doble su volumen.

Confesión de mamá: como ya os he dicho antes…. esta hazaña la hicieron sin mamá, los peques pasaron la tarde con la tía y la abuela, así que alguna foto se quedó por el camino (bastante hicieron las pobres). Os enseño con fotos de otros aventureros como tendría que hacerse este paso. 😉

IMG_87687

PASO 8: Precalentamos el horno a 200 grados.

PASO 9: Horneamos

Dejamos en el horno durante 20 0 25 minutos, pasando de 200 grados a 180 después de los primeros cinco minutos y a 170 los últimos cinco.

Et voila……..

IMG_8655     IMG_1527

Puedo decir que el sabor me sorprendió gratamente… estaba rico rico, algo que no me esperaba demasiado al ser el primer intento de mis peques en algo que yo veo complicadísimo.

Seguro que muchos de vosotros ya habéis pasado por una pastelería a encargar uno, pero si no es así os lanzo un reto…. ¿lo intentamos con nuestros peques antes de ir a comprarlo? .

Bs.

Gracias Paula. 😉 ….. ahora que te has estrenado, más y mejor jajaja

IMG_65756

Una improvisación muy dulce

No descubro nada si os digo que el sábado pasado se jugó el partido del año y creo que tampoco os descubro nada si os digo que empezó ganando el barÇa, pero rápidamente remontó y ganó el Madrid…….

Lo se, no descubro nada….. toda España estaba al tanto de este súper partido, toda España estaba organizando como y con quien verlo desde hacia semanas, toda España hablaba de él, toda España lo esperaba como el premio de la lotería de navidad, toda España estaba preparado para el partido del año…. Aquí, en este punto del renglón llega mi descubrimiento, aunque a muchos les sorprenda…. señores y señoras futboleras, “el sábado pasado había gente que no estaba pegado al televisor” 😉 y u nos de esos seres raros éramos mis hijos y yo 🙂 .

IMG_0234

fuente: http://www.viajablog.com

La verdad es que estos días en los que hay un partido de tanta relevancia, es el día ideal para aprovechar a hacer cosas fuera de casa que normalmente no harías una tarde de fin de semana …… Ir a un centro comercial a comprar esos zapatos que hacían falta a los peques, pero que nunca vas porque siempre esta lleno; ir a hacer la compra, que normalmente te da pereza ya que un sábado por la tarde siempre está la maruja de turno que se te cuela; ir a dar un paseo por el centro, al que nunca vas porque no hay quien camine con los enanos…

IMG_0236    IMG_0237

Fuentes: http://www.lavoz popular.com y http://www.galicia24horas.es

Yo llevaba semanas planeando en que podía aprovechar esas horas de tranquilidad, comprar unas zapatillas a Jorge, salir a comprar el disfraz de Halloween de este año, salir a comer un helado…….. aunque Manu ha dejado esa afición enfermiza por el futbol, estaba segura que querría ver el partido, hasta aquí todo controlado, pero con lo que no contaba fue que los niños se negasen a salir, querían estar en casa con papá,…

¡HORROR! (pensé) conozco el estado en el que se queda un hombre frente al televisor mientras ve un partido de futbol 😦

IMG_0235

Y mientras los enanos intentaban convencerme de quedarnos yo veía que esta opción no iba a acabar bien, así que rápidamente tuve que improvisar…

“¿Qué os parece si hacemos una merienda especial?”.

“Si mami, que bien (dijo Lucia), pero ¿qué vamos a hacer?”.

“Hoy vamos a hacer creps”.

“Mmmmm”……. (con esta expresión, podéis imaginar la cara de Lucia 🙂 )

 

¿Sabéis de donde viene el crep?

Solo con pronunciarlo podemos deducir que su origen es francés, aunque nosotros que somos muy nuestros hemos españolizado el vocablo hasta el punto de obligar a la Real academia de la Lengua Española a reconocerlo como parte de nuestro vocabulario.

La Real Academia lo define algo así como….. “tortas finas hechas con una mezcla de huevos, leche y harina, con diferentes variaciones y aromatizantes”.

IMG_0233

fuente: http://www.todosobrefrancia.com

Inciso de mamá: Antes de que todos los gallegos que me rodean salten a mi yugular y aunque el origen se lo atribuyen a nuestros vecinos galos, nosotros, bueno, los gallegos, tienen un dulce muy similar que lo llaman filloas y que son muy típicos en época de carnaval. Pero ¡OJO! aunque a los gallegos no les guste lo que voy a decir… tengo que añadir a mi comentario que no solo es típico en Galicia, en Asturias también y lo llaman frixuelos ;).

Si, soy golosa.. a lo mejor en exceso J, pero en mi defensa tengo que decir que aunque parezca mentira, los creps alimentan mucho, les encanta a los peques, pueden ser dulces o salados y se puede completar y combinar con infinidad de alimentos.

Ingredientes que vamos a necesitar:

* 250 gramos de harina.

* 500 mililitros de leche.

* 4 huevos.

* 2 cucharada de azúcar.

* 50 gramos de mantequilla.

* Aroma de vainilla.

 

Que utensilios vamos a necesitar.

* Un bol grande.

* Una batidora.

* Una sartén antiadherente.

* Un cucharón sopero.

* Una espátula .

* Una espumadera.

 

Manos a la obra.

1* Derretimos unos segundos en el micro la mantequilla.

2* Tamizamos la harina (recordad que es simplemente pasarlo por un colador).

3* Mezclamos la harina, el azúcar y el aromatizante de vainilla.

IMG_0175

4* Añadimos los huevos, la leche y la mantequilla derretida y lo batimos.

IMG_0176

Inciso de mamá: La masa tiene que quedar sin grumos.

IMG_0179

5* Dejamos reposar la masa entre media hora y una hora en la nevera.

Consejo de mamá. Una vez que saquemos la masa de la nevera comprobamos que tiene un aspecto de masa liquida, si no es así y la veis espesa, echad un poco de leche.

6* Untamos con mantequilla la sartén y la calentamos un poco.

IMG_0177

7* Con el cucharón depositamos la masa en el centro de la sartén y con movimientos circulares la expandimos hasta cubrir la base de la sartén.

IMG_189   IMG_200

Comentario de mamá: la base de la sartén tiene que quedar cubierta pero tiene que quedar muy fina, si veis que habéis echado demasiado, retirad el sobrante antes de que cuaje.

8* Dejamos dorar la tortita unos minutos a fuego medio-alto y cuando veas que los bordes se despegan con facilidad es el momento de dar la vuelta a la futura crep.

IMG_0186

9* Con la espumadera o espátula vamos despegando el resto del crep de la sartén (si me habéis hecho caso y habéis elegido una antiadherente, no tendréis excesiva dificultad para despegarla)

Yo me lancé por la “opción osada”, dar la vuelta a la crep… 🙂 y sorprendentemente no se cayó! 🙂 (No hay foto, a la pobre Lucía le salieron movidas 😦 )

10* Con la ayuda de la espátula damos la vuelta a la masa para que se dore por el otro lado.

IMG_0190

11* Repetimos estos pasos hasta acabar con la masa.

Consejo de mamá: No olvidéis untar la sartén con mantequilla cada dos creps más o menos.

Otro consejo de mamá: Para que las creps se mantengan calientes mientras hacemos el resto, podemos cocer un cazo con agua, a fuego bajo, encima ponemos un plato con papel albal cubriéndolo y encima vamos poniendo las creps que vamos haciendo.

Lucia estaba encantada, salvo el tema de la sartén hizo todo ella. (Bueno, tengo que reconocer que también lo intentó, siempre con ni supervisión 😉 )

IMG_0193

Fue una tarde muy divertida, con pique incluido con mi prima a través del watsapp que estaba en pleno proceso de elaboración de una de sus famosas tartas.. mmmm que pinta tenia…. 🙂 , yo soy una manazas en la cocina, pero me encantaría poder hacer maravillas de este tipo, ¿No os parece?

IMG_0231

Una vez hechas, ¿se pueden mantener algunos días?

La verdad es que con lo ricas que están, dudo mucho que os sobre alguna, (por lo menos en mi casa no sobraron) pero si por algún casual no las temináis … se pueden envolver en papel albal y meterlas en la nevera. Aguantaran un par de días.

Sobra decir que las creps se pueden comer de mil maneras… solas, con azúcar, con nocilla (mmmmm), chocolate blanco, mermelada, fruta, jamón y queso….. os iré contando a medida que las vayamos haciendo, mientras tanto os diré, que en mi casa optaron por la opción dulce. Lucia y jorge con azúcar, el padre con chocolate derretido y la que escribe…… no comió, alguno tenia que tener fuerza voluntad, ¿no?. 😉

¿Os animáis?

IMG_0187-1

Bs

 

 

 

 

 

 

Un bizcocho un poco selvático

Bueno todo lo bueno se acaba 😦 ……… Por si no os habíais dado cuenta os diré que nuestros amigos, Don frío y Doña lluvia han regresado de sus vacaciones estivales y por lo que veo, creo que tiene intención de quedarse una buena temporada.

Este tipo de visitas hace que las madres tengamos que buscar planes alternativos para los fines de semana, esas tardes de sábado en el parque o conociendo un pueblo cercano a nuestra ciudad va a tener que quedar aparcado en ciertas ocasiones y por eso, si no queremos que nuestras fieras se desesperen, nosotras, las “súper mamis”, tendremos que buscar cosas divertidas para hacer en casa.

Los que nos habéis ido siguiendo durante el invierno pasado, sabréis que muchos de mis planes Indoor suelen ser de repostería  con los peques. Si, me gusta el dulce, si, me gusta que los enanos vayan conociendo el mundillo de la cocina y si, me gusta que mi familia coma cosas ricas y hechas con mimo 🙂 .

Pero igual que sabéis que me chifla lo dulce (no como todo lo que cocino, eso se lo dejo a los que no engordan 😉 ) también sabéis de sobra que no soy ninguna cocinillas, vamos, me defiendo, pero no puedo decir que haya nacido para este mundo.

Siempre estoy buscando recetas que luego pongo en practica con los enanos, que sean fáciles, divertidas y sobre todo atractivas para ellos. Cada vez que terminamos una nos quedamos encantados ya que creemos que supera la anterior.

En estos meses hemos sido capaces de hacer galletas, magdalenas, tartas y hasta helados así que ya nos he visto lo suficientemente preparados para asumir un “Señor” reto pastelero… Tachan, tachan… este fin de semana nos hemos aventurado a hacer un…. BIZCOCHO CEBRA.

Si pincháis este nombre en Internet veréis muchas imágenes y tipos de él y podéis incluso pensar que es una receta imposible para alguien normalito en la cocina, pero creedme si os digo que eso es un …… ¡ERROR! .  Esta receta es uno de esos casos que hacen demostrable ese dicho que dice… “la excepción que cumple la regla” .

Tengo que reconocer que yo fui la primera que no me veía capaz de hacerlo, lo veía para un nivel mucho más alto que el mío… y no apto para hacerlo con los enanos. Pero cuando un domingo por la noche descubrí un programa del canal cocina que se llama algo así como … “La cocina fácil de Lorraine” me di cuenta que la cosa no parecía tan laboriosa como  yo creía.

IMG_0075

El Bizcocho cebra o bicolor es una receta muy llamativa y  a la vez muy sencilla, tan solo se tiene que tener un poco de cuidado al montar las capas de masa, el resto se hace solo, vamos, que por muy imposible que parezca, la receta se hace sola, solo tenemos que batir y meter al horno 🙂

Ingredientes que vamos a necesitar.

1. 4 huevos.

2. 200 gramos de azúcar.

3. 250 mililitros de aceite.

4. 250 gramos de harina.

5. 250 ml de leche.

6. 1 cucharada de levadura.

7. Esencia de vainilla.

8. 3 cucharadas de cacao puro.

Utensilios que vamos a usar.

1. Batidora con varillas.

2. 2 Boles para mezclar los ingredientes.

3. Molde para horno.

Nos ponemos manos a la obra.

IMG_0030

Paso 1. Mezclamos los ingredientes.

*Para que todo quede bien ligado vamos ir echando los ingredientes y batiendo poco a poco con la batidora de varillas.

*Empezamos con los huevos y el azúcar que lo batiremos hasta que quede una masa espesa y blanquecina.

*Añadimos la leche, el aceite y la esencia de Vainilla (esta ultima es opcional J ) y lo batimos con la mezcla de los huevos y el azúcar.

*Añadimos la harina tamizada (pasada por un colador) junto con la levadura y seguimos mezclando con la batidora.

IMG_0034

Paso 2. Separamos la masa en dos.

*Una vez que tenemos todo batido y en una masa homogénea, tenemos que separarla en dos boles.

*Uno lo dejamos como está y en el otro le incluimos las cucharadas de cacao.

   IMG_0073    IMG_0072

Nota de mamá: Si no encontráis el cacao puro, poned cualquier otro cacao pero con un par de cucharadas más.

Nota de mamá: Al añadir el cacao a uno de los dos boles puede que quede un poco mas espesa la masa, si queréis podéis añadir una cucharada de harina a la masa blanca para que la textura quede igual.

Paso 3. Precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

Paso 4. Preparamos el molde del bizcocho con un poco de mantequilla y harina para que no se pegue.

 IMG_0033

Paso 5. Montamos el bizcocho

Aquí viene lo que puede ser lo mas complicado, ahora toca echar la masa de tal manera que nos queden las rayas de la cebra.

*Iremos echando porciones de masa alternando los colores para que salgan esas rayas características de la cebra.

IMG_0052

*Echamos tres cucharadas soperas de masa blanca en el centro del molde.

*La masa crecerá un poco y se extenderá a lo largo de la base del molde, así que cuando eso ocurra echaremos en el cetro tres cucharadas de masa de chocolate.

*Repetiremos ese procesos hasta que la masa cubra toda la base del molde.

*Tendría que quedar más o menos así.

IMG_0074

(Imagen de Cocianita.blogspot.com)

Nota de mamá: Este paso es ideal que lo hagan los peques, pero tengo que decir que tenéis que tener en cuenta que la forma que quede no es importante, lo importante es que este rico y que los peques se diviertan…. 🙂

Si veis que es difícil que los peques hagan estos pasos para repartir la masa, no os agobiéis, que pongan las porciones donde quieran, así el dibujo será mucho mas original…

IMG_0051    IMG_0048

IMG_0049    IMG_0050

(no se parece demasiado a ehhh)

Paso 6. Ponemos el bizcocho al horno.

Aunque cada horno es un mundo, el tiempo de cocción suele ser unos 40 minutos..

IMG_0045

Comentario de mamá: Recordad, no abráis la puerta del horno durante la cocción, puede que no suba como debiera.

IMG_0043

Sabremos que el bizcocho esta hecho cuando el color sea doradito y si al pinchar con un cuchillo la parte central del bizcocho, este, sale completamente limpio (sin nada de masa pegada a él).

Paso 7. Sacamos el bizcocho y lo dejamos enfriar.

IMG_0042

Paso 8. Listo para comer 🙂 .

IMG_0059-1

Hemos descubierto que este Bizcocho cebra es muy sencillo de hacer y sobra decir que queda súper vistoso, solo tendréis que ver la cara de los peques cuando al cortar la primera ración ven esa mezcla de colores tan curiosa.

IMG_0053-1

A mi desde pequeñita me han encantado esos bizcochos de la marca “Mildred” (creo recordar que se llamaban así) y en especial uno que era bicolor (Pastel mármol), recubierto de chocolate. Nunca entendía como se podía hacer esa mezcla de bizcochos hasta que 30 años después he descubierto como…….

IMG_0076

Tengo que reconocer que el nuestro mucha forma de cebra no tenia, más bien, y como dijo Lucia parecía  una hiena jajaja

IMG_0057-1

¿Os animáis a hacerlo?

Besos

¡Hemos descubierto el hojaldre!

Hace unos días que me he pasado por quirófano y como sabéis que soy un poco “activa”, he tenido la mala suerte de perderme los festivales del cole de mis dos enanos, así que desde que me han dado el alta he pasado la mayor parte de mi tiempo “obligado” libre en buscar actividades tranquilas y cómodas para hacer con mis peques.

la foto 87

Nada de salir  mucho de casa, nada de largos paseos o cultura, nada que me obligue a estar sentada más de cinco minutos en una silla…. Vamos, que las opciones son bastante escasas, así que como dicen que las penas con dulce son menos penas y los que me conocéis sabéis que soy golosa como la que más, he vuelto a la carga con un receta dulce, dulce, dulce J

Esta receta la había localizado por Internet hace bastante meses, pero nunca me había lanzado a hacerla ya que me imponía bastante, no soy ninguna cocinillas y nunca había trabajado con hojaldre, cada vez que veo productos hechos con ella en pastelerías, cafeterías o restaurantes pienso que debe ser muy laborioso y delicado, pero señores,…… después de mi “bautizo” con el hojaldre he descubierto que es nuestro amigo! , se pueden hacer cosas maravillosas y riquísimas con él.

Ésta es una receta muy sencilla, los niños pueden hacerla casi al completo y casi en 15 minutos está hecha, algo ideal para unos niños impacientes y para una madre convaleciente jejejeje,.. además de ser una de esas recetas no hace grandes destrozos en la cocina… os presento… a la TRENZA DE HOJALDRE CON NOCILLA. 🙂

Cuando me meto en este tipo de embolados suelo investigar por Internet cual es la manera más sencilla de hacerlos, con la experiencia he descubierto que siempre hay mil maneras diferentes de hacer algo en la cocina, personalmente prefiero gastar tiempo en encontrar esa manera sencilla para que cuando nos pongamos al “tajo” los niños no se aburran, lo que busco con estas cosas es pasar un buen rato con ellos y no me merece la pena estar como un sargento cumpliendo uno a uno los pasos de la tediosa receta, mientras ellos se enfadan o frustran con el tema. Así que…… os voy a contar la que para mi es la manera más sencilla y la que a mí me ha funcionado. 😉

 

¿Qué vamos a necesitar?

  • Una plancha de hojaldre (de esas que venden en la sección re refrigerados de los supermercados).
  • Un bote de nocilla o nutella (la que mas os guste) aunque no usaremos todo el bote.
  • Papel especial para hornear (así no se nos pegara en la bandeja del horno.
  • Un pincel o espátula de cocina.
  • Un cuchillo.
  • Un huevo.
  • Guardarse en el bolsillo la tentación hasta el final. (si nos dejamos llevar, puede que acabemos el proceso con 2 o 3 kilos de más) 😉

Esta vez no os voy a dar la lata con mis súper consejos de “mamá maruji”, pero si es la primera vez que os vais a meter al mundo cocina, os recomiendo pinchar aquí antes… 😉

 

Paso a paso

Paso 1.  Antes de nada, vamos a poner a recalentar el horno a 180 grados, así, se calentará mientras preparamos el hojaldre. (No se que tipo de horno tendréis, yo lo puse en la opción de arriba y abajo).

Paso 2. Sobre la bandeja de horno que vayamos a usar, extendemos un trozo de papel para hornear.

Paso 3. Estiramos la plancha de hojaldre ( normalmente nos la venden en rollo) sobre la bandeja.

Paso 4. Calentamos un poco la cantidad de nocilla que vayamos a usar (no exageréis, no hace falta que repose por los cuatro costados, esta riquísima de todas las manerasJ ).

Paso 5. Con la espátula o pincel, “pintamos” generosamente con la nocilla la totalidad de la lamina de hojaldre.

la foto 2-1

Paso 6. Una vez untada, volvemos a enrollar la lamina de hojaldre, hasta dejarla exactamente igual a como la compramos.

Paso 7.Una vez enrollada, cortamos por la mitad del rollo, dejando si cortar un dedo por la parte superior del mismo.

Paso 8. Hacemos una trenza con los dos lados resultantes del rulo.

la foto 3

Paso 9. Batimos el huevo y lo untamos sobre la trenza.

la foto 1-1    la foto 4

Paso 10. Lo metemos en el horno durante 15- 20 minutos (dependiendo del horno), sacándola cuando la veáis dorada.

la foto 5

Paso 11. La dejamos reposar durante un par de horas…… y lista para comer!

Si… no lo puedo evitar, es superior a mi, pero ahí va mi súper consejo de “mamá Maruri” de esta entrada.

“Como todo lo dulce admite cualquier tipo de decoración.. la casitos, azúcar glasé, virutas de chocolate etc.. dejad a los niños que innoven, les encanta, aunque te tengas que atar las manos cuando el hojaldre parezca una guerra de conguitos, en vez de un hojaldre 😦 , pero OJO, se tendría que decorar antes de la cocción en el horno”.

la foto 2

En casa ha tenido un éxito terrible, yo he comido poquito ya que no dejándome hacer mi vida normal no me puedo permitir meter demasiadas calorías en mi cuerpo.. y eso que quien me conoce sabe que tengo debilidad por el dulce y sobre todo por el chocolate. L

Después del éxito que ha tenido esta receta, el hojaldre ya es mi amigo, le he perdido el miedo, a partir de ahora es algo que siempre vamos a tener en la nevera y prometo experimentarla con ingredientes salados, que por lo que he visto en la red deben estar de muerte. Si al final me voy a convertir en una súper chef! Jajajaja

Espero que os haya tentado los suficiente como para intentarlo. ¿Me contáis ? 😉

Besos

 

 

 

Hoy hacemos magdalenas caseras

 

Si……. Me encantan los dulces, no puedo resistirme a ellos, sobre todo los caseros, bizcochos, hojaldre, tartas, galletas, magdalenas……… Desde que soy niña me encanta tomar de vez en cuando un gran vaso de leche fría con dos o tres magdalenas…. Mmmm… solo pensarlo se me hace la boca agua.

¿A quién no le gusta una magdalena?, ¿Cuántos no se han puesto a hacerlas por qué piensan que son un engorro y algo complicado? Yo era de estas últimas, pero he descubierto que es uno de los dulces ms fáciles de hacer, sus ingredientes se suelen tener en casa, y te solucionan cualquier situación, desayunos, meriendas o tarde de café con amigas….

Desde que soy mamá y me he metido en el mundo de la “cocina con peques” solemos hacer magdalenas de vez en cuando, sobre todo cuando alguno de los dos se pone malo por sorpresa (con esto no quiero decir que suelan avisar cuando se vayan a poner malos ;), simplemente que hay veces que de la noche a la mañana, sin ningún síntoma previo, nos viene a visitar alguna enfermedad silenciosa con ganas de quedarse unos días…..) o hay algún un partido importante que me hace NO contar con el padre de las criaturas durante unas horas. Este fin de semana ha sido uno de esos súper “weekend”, visita de la Señora Faringitis con partido Barça- AtletiL, así que podéis suponer cual ha sido la idea socorrida de la mamá.… HACER MAGDALENAS.

Un día mi hija Lucia me preguntó de dónde venía el nombre de “Magdalena” y la respuesta que encontré en la red fue tan curiosa, que no puedo quedármela para mí, ;). Cuenta la leyenda que el origen de este dulce tan rico viene a la época de los peregrinajes del Camino de Santiago, una joven llamada Magdalena, servía a los peregrinos unos pequeños pasteles en forma de concha que estaban tan ricos, que rápidamente comenzaron a tener fama por todo el camino e incluso por Europa.

La siguiente pregunta de mi hija fue: ¿entonces, los inventores de las magdalenas fueron los gallegos? Ay madre, aquí ya no supe que contestar…… Es cierto que el Camino de Santiago termina en Santiago (tierra gallega de la que son parte de mi familia, familia política y algunos de mis amigos), pero tengo que decir, ahora que no me leen ninguno de ellos ;), que me costaría horrores tener que reconocer que fueron los creadores de estos manjares de repostería, si fueron ellos dieron en el clavo, pero cualquiera se lo dice, que luego se les sube a la cabeza y me tendrán frita con la historia que yo misma he destapado ;), así que este punto de la duda de lucia lo tengo que dejar en stand by y decir que no tengo muy claro que sea cierta la leyenda, pero tengo que dar fe que sea quien sea su creador, están para morirse.

INGREDIENTES QUE VAMOS A NECESITAR.

  • 3 o 4 huevos.
  • 200 gramos de azúcar.
  • Ralladura de limón.
  • 250 gramos de leche.
  • 250 gramos de aceite de oliva extra.
  • 375 gramos de harina.
  • 1 sobre de levadura.

UTENSILIOS QUE VAMOS A USAR

  • Bol grande.
  • Batidora con varillas.
  • Horno con función arriba y abajo.

Una vez que tenemos los ingredientes y utensilios localizados, nos ponemos manos a la masa con mis pinches favoritos 🙂

Paso 1: Reunimos los ingredientes y los pesamos.

Ahora que son más mayorcitos, les he dejado que los pesen ellos solitos, ayudando en los más complicados y así disfrutan mucho más, a la vez que van aprendiendo sin darse cuenta.

Paso 2: preparamos la mezcla

Mientras una servidora maneja la batidora (por lo que pueda pasar) mis pinches favoritos me iban ayudando echando cada uno de los ingredientes.

  • Batimos los huevos y el azúcar de manera energética.
  • Mientras vamos batiendo, añadimos la ralladura de limón, después la leche y luego el aceite.
  • Cuando lo tenemos todo mezclado, añadimos la harina y la levadura previamente mezclados.
  • Tapamos el bol de la masa con papel film y la dejamos reposar la masa una hora aproximadamente en la nevera (se puede dejar hasta el día siguiente).

_DSC0889

Paso 3: Precalentamos el horno unos 15 minutos antes a 200 grados.

_DSC0884

Paso 4: Rellenamos los moldes de las magdalenas en la bandeja del horno.

_DSC0887

Paso 5: En cada una de las capsulas dejamos un espacio libre hasta el borde de un dedo más o menos.

Paso 6: Metemos la bandeja en el horno y dejamos que se hagan durante 15-20 minutos a 180 grados.

_DSC0883   _DSC0888

Paso 7: Sacamos y dejamos enfriar.

Y ahora ahí van los trucos de “mamá maruji”

TRUCO 1: Para evitar los brumos (muchas veces nos ha pasado 😦  ) tamizar el azúcar y la harina previamente.

TRUCO 2: Si quieres que te suban de verdad, mete las capsulas en un molde rígido, de esos que se venden en los chinos para flanes.

TRUCO 3: No seáis impacientes, no abráis la puerta del horno a mitad de cocción, hazlo al menos en el minuto 12.

TRUCO 4: No creáis que tenéis que comer en los próximos días todas las magdalenas que hagáis, las podéis conservar congelándolas en una bolsita de plástico en el congelador, así tendréis un recurso cuando se os presente en casa una visita inesperada 🙂  .

Hasta aquí los pasos básicos para hacer unas magdalenas tradicionales, pero como aquí la que habla, es más chula que un ocho, (aunque luego se arrepienta) esta vez, las hemos hecho con una variante, las hemos hecho de una manera más original…. ¡DE COLORES!

la foto 2 (52) la foto 1 (51)

Y no creáis que es complicado, solo hay que usar colorante alimenticio (una de nuestras adquisiciones de EXPOTARTA) justo después de tener toda la masa preparada y antes de dejarla reposar.

Separé la masa en boles chiquitos y mis pinches fueron poniendo una gotita de colorante a cada uno mezclándolo hasta que fue un color uniforme.

_DSC0885

Para ser la primera vez que lo hemos hecho, el invento ha salido bastante bien, ¿no os parece?

También hicimos un bizcocho, pero eso….. es otra historia 🙂

la foto (129)_DSC0892

Pd. Siento que no haya muchas fotos, pero con dos bichos en la cocina y con el peligro de terminar con un nuevo colore de cocina al final del experimento, la cosa no fue del todo sencilla 😉