Bizcocho sencillo de galletas príncipe

Los que vivís en Madrid estaréis conmigo cuando digo que estos días ha hecho un frío horroroso, tanto, que todos los miembros de esta familia han ido cayendo uno a uno ante la temida gripe que este año nos acecha 😦 , esto, junto a las  «maravillosas « visitas de las mascotas de clase de los peques,  han hecho que me las viese y desease para inventar cosillas diferentes, sin excesiva exposición al frío, para que a los peques no se le cayera demasiado la casa encima.

Inciso de mamá: ¿A vosotros os pasa?, supongo que si, en los colegios han establecido una maravillosa actividad para los fines de semana, la mascota de clase, «Rita», «Pepé» o «Roberto» viene a pasar el fin de semana con nosotros. Dos días en los que tenemos que fotografiar minuto a minuto que hemos hecho con «Rita» y escribirlo en su diario,  para que así todos los compañeros de clase vean como se ha divertido «Rita» con nosotros. Os podéis imaginar, bueno, seguro que lo habréis sufrido también, que cuando llegan estos maravillosos días, los peques piden hacer cosas  «súper chulas» para que sus amigos vean lo geniales que somos en casa. ¿No teníamos ya bastante?…….. 😦

IMG_97986     IMG_1825

Pero bueno, no  hay nada que por bien no venga y he aprovechado algún ratillo para que dentro de estas actividades «súper chulas» que me reclamaban  para ir mejorando mis escasas dotes de cocinera jajaja… lo sé, estos ensayos míos no son demasiado buenos para la operación bikini, pero como dice mi endocrino… “una se tiene que dar un caprichito de vez en cuando”. 🙂

Cada vez que me aventuro en este mundo culinario, envío el resultado a mis criticas personales, a través de sus comentarios intuyo si la cosa me ha salido bien y puedo compartirla, mejor me la guardo para intentar repetirla en un día en el que esté más iluminada o simplemente la tengo que olvidar…..

No creáis que esto es fácil, todo lo contrario, es súper complicado intuir que hay detrás de “que buena pinta tiene eso” o “jolín, como tiene que estar eso”. No dejan de ser personas que me quieren y no buscan que me sienta una “fracasada culinaria”, por eso no les puedo pedir más y he ido aprendiendo a buscar dos tipos de criticas diferentes.

Las criticas de la distancia: Mando una foto y veo que me dicen a través del aspecto del resultado .

* Las criticas in-situ: lo catan y decido a través de su cara y  si repiten o no jajajaja.

Hoy vamos a preparar un bizcocho diferente, rico, fácil y sobre todo, rápido de hacer. “Bizcocho de galletas príncipe”.

Cuando descubrí la receta no me lo podía creer, un bizcocho con unas galletas que me vuelven loca, (sobre todo las de doble choc), donde no se necesita harina (que yo no se como lo hago, pero casi siempre me queda algún grumillo rebelde), ideal para hacer con niños y encima, se hace en pocos minutos… ¿Qué más podía pedir?. Y cuando lo pruebas… mmm…  su sabor es maravilloso, suave de pura galleta, nada denso o pesado, todo lo contrario, suave y ligero.

Inciso de mamá: Fijaos si sencillo que incluso hay varias maneras de hacerlo. Nosotros lo hemos hecho de  dos y tengo que decir que no hay diferencia en el resultado final.

Si lo hacemos en el microondas, el tiempo de cocción será de 15 minutos.

SI lo hacemos en el horno el tiempo de cocción sera de 25- 30 minutos, con un pre- calentamiento previo.

¿Qué utensilios  vamos a usar?.

* Bol.

* Batidora.

* Cuchara de madera.

* Molde para horno o de silicona  si lo hacemos en el microondas.

Comentario de mamá: Pilar, el molde tiene que ser, para estas cantidades, de unos 24 cm 😉

¿Qué ingredientes  vamos a necesitar?.

Para el bizcocho.

* 1 paquete de galletas príncipe.

* 3 huevos.

* 120 gramos de azúcar.

* 200 gramos de leche entera.

* 100 gramos de aceite de girasol.

* 1 sobre de levadura royal.

Para la cobertura del bizcocho.

* 150 gramos de chocolate Nestlé para postres. (Negro o con leche, según vuestros gustos)

* 50 gramos de mantequilla.

* 50 gramos de leche. (En todas las recetas que he visto en la red, ponen 50 gramos de agua, pero yo probé con la leche y me quedó más rico… )

Bueno, ¿Nos ponemos manos a la obra?

Inciso de mamá: Antes de nada, sí habéis decidido hacerlo en el horno, poned a precalentarlo  a 180 grados.

Paso 1: Rompemos las galletas en trocitos y los metemos en la batidora.

IMG_1833    IMG_1835

Paso 2: Cuando se hayan convertido en polvo, las pasamos a un bol donde le añadimos los huevos, el aceite, la leche y la levadura.

IMG_1837 IMG_1838

Paso 3: Batimos todo bien, hasta que quede una masa homogénea.

IMG_1839

Paso 4: Untamos el molde que vayamos a meter en el horno (o en el microondas) con mantequilla y vertemos la mezcla.

IMG_1840

Comentario de mamá: Se debería meter toda la masa en un molde,  pero al tener dos monstruitos, nuestros experimentos siempre suelen ser dos. 😉

Paso 5: Lo metemos en el horno y esperamos unos 25-30 minutos.

IMG_1841

Consejo de mamá: Ojo, cuando se acerque la hora, abrid y pinchad el bizcocho. Si sale limpio no apuréis mucho, puede quedar seco.

Inciso de mamá: si habéis decidido hacerlo en el microondas, hay que programarlo 10 minutos a una potencia de 900W. Cuando este tiempo termine, lo tenemos que dejar otros 5 minutos con la puerta cerrada para que termine de hacerse.

Una vez hecho, lo sacamos del horno, dejándolo enfriar y mientras nos ponemos con la cobertura de chocolate. mmmmm……. 🙂

IMG_1844

Paso 6: Ponemos el chocolate, la mantequilla y la leche al baño María.

IMG_1842 IMG_1845

Paso 7: Una vez derretido, dejamos enfriar hasta llegar a la temperatura ambiente.

Si habéis conseguido llegar hasta este paso con todo intacto……..

Paso 8: Desmoldamos el bizcocho y lo bañamos con el chocolate. (sin palabras)

IMG_1848 IMG_1846

Paso 9: ¿Qué es una tarta sin decoración?

IMG_1851 IMG_1856

Ahora si…  ¡Listo para comer!

IMG_1861

Habréis visto que en nada hemos llegado al final, a un bizcocho ideal para merendar, desayunar, tomar entre horas, de postre… cualquier ocasión es ideal para degustar un trocito junto a un gran vaso de leche fría. 🙂

No me podéis negar que es una receta super sencilla, que todo el mundo la puede hacer, cocineros profesionales, novatos o negados.. mamás, papás o abuelos….. Con una receta como esta no me podeis decir que el mundo de la cocina es algo complicado, a veces tiene estas cosas simples, basicas y ricas que siempre viene bien tener a mano para un momento especial.

Hasta la mascota de Lucía nos dio el visto bueno jajajaja

IMG_1864

¿Os animáis a probar?, venga…..

Bs

Pd. María R, lo se,  he tardado un poquito en darte la receta, pero aquí la tienes, ya me contarás…… 🙂

 

¡Hemos descubierto el hojaldre!

Hace unos días que me he pasado por quirófano y como sabéis que soy un poco “activa”, he tenido la mala suerte de perderme los festivales del cole de mis dos enanos, así que desde que me han dado el alta he pasado la mayor parte de mi tiempo “obligado” libre en buscar actividades tranquilas y cómodas para hacer con mis peques.

la foto 87

Nada de salir  mucho de casa, nada de largos paseos o cultura, nada que me obligue a estar sentada más de cinco minutos en una silla…. Vamos, que las opciones son bastante escasas, así que como dicen que las penas con dulce son menos penas y los que me conocéis sabéis que soy golosa como la que más, he vuelto a la carga con un receta dulce, dulce, dulce J

Esta receta la había localizado por Internet hace bastante meses, pero nunca me había lanzado a hacerla ya que me imponía bastante, no soy ninguna cocinillas y nunca había trabajado con hojaldre, cada vez que veo productos hechos con ella en pastelerías, cafeterías o restaurantes pienso que debe ser muy laborioso y delicado, pero señores,…… después de mi “bautizo” con el hojaldre he descubierto que es nuestro amigo! , se pueden hacer cosas maravillosas y riquísimas con él.

Ésta es una receta muy sencilla, los niños pueden hacerla casi al completo y casi en 15 minutos está hecha, algo ideal para unos niños impacientes y para una madre convaleciente jejejeje,.. además de ser una de esas recetas no hace grandes destrozos en la cocina… os presento… a la TRENZA DE HOJALDRE CON NOCILLA. 🙂

Cuando me meto en este tipo de embolados suelo investigar por Internet cual es la manera más sencilla de hacerlos, con la experiencia he descubierto que siempre hay mil maneras diferentes de hacer algo en la cocina, personalmente prefiero gastar tiempo en encontrar esa manera sencilla para que cuando nos pongamos al “tajo” los niños no se aburran, lo que busco con estas cosas es pasar un buen rato con ellos y no me merece la pena estar como un sargento cumpliendo uno a uno los pasos de la tediosa receta, mientras ellos se enfadan o frustran con el tema. Así que…… os voy a contar la que para mi es la manera más sencilla y la que a mí me ha funcionado. 😉

 

¿Qué vamos a necesitar?

  • Una plancha de hojaldre (de esas que venden en la sección re refrigerados de los supermercados).
  • Un bote de nocilla o nutella (la que mas os guste) aunque no usaremos todo el bote.
  • Papel especial para hornear (así no se nos pegara en la bandeja del horno.
  • Un pincel o espátula de cocina.
  • Un cuchillo.
  • Un huevo.
  • Guardarse en el bolsillo la tentación hasta el final. (si nos dejamos llevar, puede que acabemos el proceso con 2 o 3 kilos de más) 😉

Esta vez no os voy a dar la lata con mis súper consejos de “mamá maruji”, pero si es la primera vez que os vais a meter al mundo cocina, os recomiendo pinchar aquí antes… 😉

 

Paso a paso

Paso 1.  Antes de nada, vamos a poner a recalentar el horno a 180 grados, así, se calentará mientras preparamos el hojaldre. (No se que tipo de horno tendréis, yo lo puse en la opción de arriba y abajo).

Paso 2. Sobre la bandeja de horno que vayamos a usar, extendemos un trozo de papel para hornear.

Paso 3. Estiramos la plancha de hojaldre ( normalmente nos la venden en rollo) sobre la bandeja.

Paso 4. Calentamos un poco la cantidad de nocilla que vayamos a usar (no exageréis, no hace falta que repose por los cuatro costados, esta riquísima de todas las manerasJ ).

Paso 5. Con la espátula o pincel, “pintamos” generosamente con la nocilla la totalidad de la lamina de hojaldre.

la foto 2-1

Paso 6. Una vez untada, volvemos a enrollar la lamina de hojaldre, hasta dejarla exactamente igual a como la compramos.

Paso 7.Una vez enrollada, cortamos por la mitad del rollo, dejando si cortar un dedo por la parte superior del mismo.

Paso 8. Hacemos una trenza con los dos lados resultantes del rulo.

la foto 3

Paso 9. Batimos el huevo y lo untamos sobre la trenza.

la foto 1-1    la foto 4

Paso 10. Lo metemos en el horno durante 15- 20 minutos (dependiendo del horno), sacándola cuando la veáis dorada.

la foto 5

Paso 11. La dejamos reposar durante un par de horas…… y lista para comer!

Si… no lo puedo evitar, es superior a mi, pero ahí va mi súper consejo de “mamá Maruri” de esta entrada.

“Como todo lo dulce admite cualquier tipo de decoración.. la casitos, azúcar glasé, virutas de chocolate etc.. dejad a los niños que innoven, les encanta, aunque te tengas que atar las manos cuando el hojaldre parezca una guerra de conguitos, en vez de un hojaldre 😦 , pero OJO, se tendría que decorar antes de la cocción en el horno”.

la foto 2

En casa ha tenido un éxito terrible, yo he comido poquito ya que no dejándome hacer mi vida normal no me puedo permitir meter demasiadas calorías en mi cuerpo.. y eso que quien me conoce sabe que tengo debilidad por el dulce y sobre todo por el chocolate. L

Después del éxito que ha tenido esta receta, el hojaldre ya es mi amigo, le he perdido el miedo, a partir de ahora es algo que siempre vamos a tener en la nevera y prometo experimentarla con ingredientes salados, que por lo que he visto en la red deben estar de muerte. Si al final me voy a convertir en una súper chef! Jajajaja

Espero que os haya tentado los suficiente como para intentarlo. ¿Me contáis ? 😉

Besos