Ñam, ñam…….

By Marta

Desde que Maria y yo decidimos crear este blog tengo a mis amigas “acosadas” para que me cuenten sus experiencias dándome  ideas originales y, así,   poderlas compartir  aquí, en ésta, nuestra  nueva comunidad, y  lo que os voy a contar hoy, es una de esas grandes ideas 🙂 (Gracias Virginia).

Mis enanos ya empiezan a tener esas edades que se les puede sacar a casi todos los sitios, incluso a comer, por lo que el fin de semana pasado Manu y yo decidimos buscar un sitio donde pudiéramos comer tranquilos, nosotros, los padres y ellos poder  disfrutar sin necesidad de un ipad o móvil.

Virginia me había comentado que  en Boadilla del Monte  habían abierto un restaurante  orientado hacia  los niños,  la idea me agradó porque no hay demasiados empresarios que se arriesguen con este tipo de negocio, por lo que  me puse a investigar en internet y efectivamente, ahí estaba…. se llama  “La burguesita”  y en su pagina web se describen como ” hamburguesas de autor para grandes y pequeños” .

la burguesita

Cuando llegamos  nos encontramos con  el “típico” restaurante de la zona, moderno, con  su terracita….. muy apetecible para estos días de calor y en la  que tienen instalado  un castillo hinchable, algo,  que ya  nos generó la primera  mini bronca con los enanos por qué  querían meterse dentro de cabeza olvidándose de que teníamos que comer! (la segunda fue cuando nos fuimos)

Superado el primer escoyo  nos encontramos con un  interior tranquilo,  moderno, ( orientado al publico adulto  que no tiene niños  y  que también tienen derecho comer…..) y con unas escaleras que nos llevarían al “paraíso” de los niños, un espacio diseñado al 100% para ellos, con una  amplia  pecera para jugar a sus anchas y  juegos de todo tipo, incluso  Xbox, un castillo o un mini parque para los mas pequeños.

la foto (25)

No se vosotros, pero yo soy la típica madre tiquismiquis que  busco  defectos en casi todo (lo sé, es una manía horrorosa)  pero   en este caso, reconozco que cuando me paré a buscar  todos esos  detalles que toda madre busca en cada restaurante al que va,  ( tronas,  cambiador o baño adaptado para los enanos), tengo que decir que SI,  tienen de  todo,  además, de lo que para mi es  la mejor idea que han tenido en este restaurante, una animadora dedicada exclusivamente a ellos que juega y los entretiene durante toda la estancia en el restaurante, así que os podéis imaginar donde se pasaron el 80% del tiempo mis hijos……

Y ¿la comida?,¿ que tipo de cocina tiene este restaurante?,  es una comida  100% “carnívora” , después  de los entrantes, su plato principal es la hamburguesa, con  ingredientes  sin conservantes y aptos para celiacos e intolerantes a la lactosa, y no sabrás  cual elegir porque cada línea que lees de las diferentes variedades te parecerá aún más apetecible. (para los enanos, tienen tres tipos de menús, que incluyen bebida y postre)

EL desarrollo de la comida esta perfectamente organizada, lo primero que hacen es tomar la comanda de los enanos,  así,  no tienen que esperar y no se les hace pesado, luego, vamos los demás :(, esto desemboca en que cuando los enanos acaban el postre y a nosotros nos están trayendo  el café, ellos ya se han ido otra vez a la pecera y te dejan disfrutar de la sobremesa!, ¿(cuantas veces hemos podido disfrutar de este ratito desde que han nacido nuestros hijos?, no se vosotros, pero yo las puedo contar con los dedos de una mano.

En pocas líneas, hemos encontrado un restaurante donde  se come bien, a un precio razonable  y sobre todo donde los niños disfrutan un montón, así que os lo recomiendo, eso si, si vais a ir en fin de semana reservad,  por que nosotros lo hicimos a las 13.30 y estaba casi vacío, pero poco a poco se puso a tope!

Si os animáis, os doy los datos

Hoy nos vamos a comer fuera!

By Marta

20130612-003222.jpg

Para ser justos, tengo que atribuir este descubrimiento a mi padre y, además, si tengo que ser sincera, no daba un duro por su idea cuando me la propuso, pero me equivoqué!

Por un cúmulo de circunstancias , este fin de semana íbamos a comer con los niños por lo que teníamos que encontrar un sitio que fuera cómodo, que no nos mirasen con cara de perro cuando entrásemos con los niños y que abriera pronto.

Cuando mi padre me preguntó si reservaba en el ” hotel Intercontinental” , que había descubierto que hacían ” brunchs” los domingos, le dije ” si, claro” pero no estába muy convencida de como íbamos a acabar con esta experiencia….

Llegó el día, los niños estaban encantados por que iban a comer con el abuelo y en un sitio donde le iban a dar mitad desayuno y mitad comida! entramos en el hotel y desde el primer momento me di cuenta que tenía una idea preconcebida y que estaba equivocada.

Cruzamos el vestíbulo y subiendo una pequeña escalera enseguida nos encontramos con una gran sala rodeada de ventanales por los que se deja pasar el sol dando mucha luminosidad al espacio, y zas! ahí estaba, una enorme mesa redonda con todo tipo de platos suculentos, diossssss ¿por dónde íbamos a empezar?

20130612-003400.jpg

Una vez colocados en nuestra mesa, empezamos la aventura! los niños y yo empezamos una expedición por cada uno de los platos que se nos ofrecían, lista que podemos empezar por un sushi que tenía una pinta estupenda, pasando por paellas, pastas, cochinillo, o un roastbeef para chuparse los dedos.

la cosa no acaba ahí, no podemos pasar por alto, la sección de mariscos , ahumados o quesos, pero tengo la obligación de hacer una mención especial a la sección de postres, que por cierto,fue la que mas éxito tuvo entre mis hijos, Y en la que había de todo lo que una fanática del dulce, como yo, puede desear y soñar todas las noches! 😊 Desde mini raciones de, natillas, mousse de chocolate,arroz con leche, brownie o flan,hasta fruta, tartas y cócteles,y todo esto completado con una gran fuente de chocolate de la que no pude disfrutar mucho porque siempre estaba acechada por algún niño poniéndose perdido.

El hotel lo tiene perfectamente preparado y orientado para comidas familiares, tienen gente de animación infantil para que entretengan a nuestro peques,  mientras los papás disfrutan de la sobremesa, además que se nota que tiene bastante éxito ya que estaba lleno a reventar.

El precio puede parecer un poco elevado, 50€ por adulto y 25€ en caso de los niños, pero si lo analizas no es más que lo que te puedes gastar en un restaurante normal.

Si os animáis a este tipo comida tan original,  divertida y  para toda la familia, recordad que hay que reservar antes. 91 7007300,
www.intercontinental.com/madrid