Cheese cake como le gusta a papá

Dentro de mi lista de cualidades no está la de ser una “cocinillas”. No me cuesta reconocer que hasta que fui madre, mis incursiones en la cocina no eran muy abundantes. Aún me cuesta hacer un huevo frito rompiendo la cascara directamente encima de la sartén y me lancé a hacer mi primera tortilla de patata como hace tres o cuatro años.

Inciso de mamá: Eso sí, al Cesar lo que es del Cesar y tengo que decir que desde que hice mi primera tortilla ya no me dejan dejar de hacerla. 😉

Pero desde que fui madre y sobre todo, desde que mis peques han empezado a tener una edad con la que pueden hacer “cosas de mayores”, me he aficionado a esa sala de la casa que apenas pisaba.

Cocinar con ellos es un verdadero placer, nunca rechistan cuando les propongo cocinar algo (dulce o salado) y me encanta ver como se organizan para sacar, uno a uno, los  ingredientes que vamos a necesitar. Les divierte y encima aprenden sobre los alimentos y cómo hay que comer, algo primordial en esta sociedad que cada vez hay más obesidad infantil.

Sé que puedo pecar un poco de mamá histérica pero me da la impresión que el mundo está perdiendo muchos de los valores con los todos hemos crecido  y que a veces delegamos en el colegio la responsabilidad de enseñar a nuestros pequeños monstruos cosas que fácilmente podemos hacer en casa. Una de éstas es el aprender a comer bien, a valorar la comida y a no desperdiciarla, algo que simplemente con el día a día en casa y dejándoles participar activamente en la cocina  sería más que  suficiente.

No os descubro nada si os digo que los peques aprenden mucho más cuando se divierten. Muchas veces hablo con gente que me afirma que con las edades que he hecho ciertas  cosas con los peques,  voy a tener que repetirlas cuando sean un poco más mayores ya que no se acordarán.  Y yo siempre respondo con el pecho hinchado como un pavo (de lo orgullosa que estoy jajaja) que puede que tenga que repetir alguna de nuestras aventuras, pero no porque no se acuerden, si no por qué les apetezca hacerla.

Mil veces me he sorprendido cuando en una situación cotidiana los peques me dicen… “mamá, mira este cuadro es como el de Sorolla que vimos “,  “mamá, mira ese pastorcillo del belén está arando la tierra como en las fotos del bisabuelo”. Tambien me ha pasado que algún adulto se sorprenda de los comentarios o conocimientos que tienen los niños, preguntándoles a ellos como saben esas cosas si no han vivido en esa época. Pues muchas de esas cosas señores, mis peques lo han aprendido divirtiéndose.

Pues con la cocina pasa lo mismo. Seguro que no os habéis parado a pensarlo, pero cocinando los niños aprenden cosas tan importantes como….

A desarrollar cada uno de sus sentidos. El olor de una pizza recién horneada, a manipular la masa de las galletas, a probar si el punto de sal esta ok, o a mirar si el bizcocho esta hecho o le falta un poquito.

A trabajar en equipo. Mamá corta, Lucia lo echa y Jorge lo mezcla.

A aumentar su autoestima. Que orgullosos están cuando el pastel sale rico y la vecina les pide la receta.

A organizarse. No se puede meter la masa en el horno sin haberlo precalentado antes. No saldría bien.

A desarrollar la motricidad fina. Algo que oímos decir mucho a los profesores en su etapa infantil, que por lo menos a mi me sonaba a chino y que al final descubrí que a grandes rasgos no es otra cosa que la destreza manual. En la cocina, también la usan.

A tener más conocimientos de matemáticas. Hay que saber pesar bien los gramos de harina que necesitamos para el bizcocho y contar el número de huevos que vamos a necesitar para una tortilla de ocho personas.

Vamos, que en una tarde de cocinillas con mamá ¡aprendemos un montón de cosas!

Aunque nos gusta cocinar recetas de todo tipo (dulces o saladas) hoy vamos a enseñaros una, que es la especialidad de la casa. Una receta que el papá de las criaturas llevaba tiempo pidiéndonos y, que como pasaba con el tatín de manzana, no nos atrevíamos a hacer porque nos parecía súper complicada, pero que después de hacerla, recibir críticas tan maravillosas y que incluso algún vecino nos ha dicho que es clavadita a la de su madre… no podíamos dejar de compartirla con vosotros, ¿no os parece?

Pues allá vamos…. A hacer una maravillosa  tarta de queso estilo New york.

Ingredientes que vamos a necesitar para 6 personas.

Para la base de la tarta…

*Medio paquete de galletas Marbú dorada.

Comentario de mamá: El tipo de galleta depende sobre todo de las que más os gusten a vosotros, puede ser también galletas digestive o Maria. Nosotros hemos probado con Digestive y Marbú y por unanimidad preferimos las segundas, que no matan el sabor de la tarta. Sobre la cantidad a utilizar también depende si os gusta que la base sea gordita o finita… con medio paquete queda en un término medio. 😉

*50 gramos de mantequilla de repostería o margarina.

Para el relleno de la tarta…

IMG_3290

*450 gramos de queso filadelfia.

Consejo (1) de mamá sobre el queso: las tarrinas suelen ser de 200 gramos y necesitareis tres, pero si encontráis los famosos pack ahorro de los supermercados, estos, vienen en formato de 250, así que con un normal y otro del pack ahorro os librareis de tener que pesarlo.

Consejo (2)  de mamá sobre el queso: si os gusta mucho el queso…  podéis echarle hasta los 500 gramos y así el sabor será un poco más intenso.

*100 gramos de crema fresca.

Comentario de mamá (1) sobre crema fresca: También se puede usar yogurt griego en la misma cantidad pero no sale igual de cremoso. 🙂

Comentario de mama (2) Sobre  crema fresca: Os vais a encontrar muchas opciones de crema fresca, pero quiero recomendaros la de “Pastoret”. Espectacular……

IMG_3300

*125 gramos de azúcar.

*1 huevo y medio.

Aclaración de mamá: Lo sé, es un poco complicado, pero con dos queda un poco más liquido. Lo que yo hago es abrirlo sobre un plato y con una cuchara sopera parto la yema y la termino de colmarla con la clara. jajajaja

*Zumo de ¼ de limón.

*1 cucharada y media sopera de harina de repostería.

*1 chorrito de vainilla. (Como tres cuartos de una cucharita de café)

Utensilios que vamos a usar.

*Bol grande.

*Bol mediano.

*Espátula.

*Batidora con varillas.

*Papel de hornear.

*Molde desmontable de 18 a 22 cm.

Y con  todo esto…. Nos ponemos manos a la masa.

¡OJO! Antes de nada precalentamos el horno a 200 grados, con la opción de arriba-abajo y nos ponemos con la base de la tarta.

PASO 1: Trituramos las galletas hasta dejarlas en polvo  fino.

IMG_3206

Comentario de mamá: Como nos van a ayudar los peques podemos hacerlo, o bien con un robot de cocina, o bien metiéndolas en una bolsa para que las golpeen con un rodillo. Lo del robot les va  a gustar, pero machacarlas con un rodillo… les va a encantar 🙂

PASO 2: Derretimos la mantequilla en el microondas.

PASO 3: Mezclamos la mantequilla con el polvo de galleta hasta dejar una masa parecida a como es la arena mojada del mar.

PASO 4: Desmontamos el molde, ponemos un trozo de papel de  hornear encima de la base y lo volvemos a montar.

PASO 5: Cubrimos la base del molde con la mezcla de galletas y mantequilla, la esparcimos bien con una cuchara o con las manos (esta opción es la favorita de los peques) hasta que quede una base homogénea.

PASO 6: Metemos el molde en el congelador.

PASO 7: Ponemos el queso fresco dentro del bol y lo batimos con la batidora de varilla para deshacerlo un poco.

IMG_3088

PASO 8: Añadimos la crema fresca (créme fraiche, como dirían los expertos cocineros jejeje), el azúcar, el zumo de limón, la harina y volvemos a batir.

IMG_3091

PASO 9: Echamos la vainilla y volvemos a batir.

IMG_3090

PASO 10: Echamos los huevos y batimos un poquito más, no muy fuerte y lo justo hasta ver que la masa se vuelve un poquito amarillenta.

Consejo de mamá: No debemos de batir demasiado fuerte ni durante mucho tiempo, por qué así entra mucho aire a la masa y durante el horneado se hinchará y quebrará.  

PASO 11: Sacamos el molde del congelador y lo rellenamos de la mezcla que acabamos de hacer.

Mientras  intentamos evitar que los peques no se la coman por el camino. 🙂

IMG_3096

¡OJO! que aquí viene el punto lás importante para que la receta nos quede exquisita… ñam, ñam….

PASO 12: Metemos el molde en el horno y durante los primeros 10-13 minutos lo hacemos a una temperatura de 200 grados.

PASO 13: Sin abrir el horno bajamos la temperatura a 90 grados  y lo dejamos durante otros 35- 38 minutos.

Consejo de mamá: ¡No abráis el horno hasta que ya esté la tarta totalmente hecha, si no, el centro se hundirá!

Lo sé, igual que yo en mis primeras veces os estaréis preguntando cómo se puede saber si está hecha o no…. Yo hasta que le pillé el truco me agobiaba un poco que se pasase, pero he descubierto que el punto está cuando veo los lados de la tarta un pelín separados del molde y sobre todo , estará lista cuando movéis el molde y la masa se parece a la de un flan.

PASO 14: Cuando pase ese tiempo, no sacamos la tarta, la dejamos dentro del horno apagado durante algunas horas,  hasta que el horno y la tarta lleguen a la temperatura ambiente.

PASO 15: después, Metemos la tarta en la nevera hasta que esté totalmente fría, incluso y mucho mejor si la dejamos hasta el día siguiente.

Et voila…. Nuestra tarta de queso estilo New york ya está lista

IMG_3190

Ahora, para rematar la faena y solo dependiendo del gusto del consumidor, podemos aderezarla con mermelada de frambuesa por encima. Aunque tengo que decir que nosotros en casa la comemos sola y está  de muerte….. 🙂

Por favor, intentad hacerla vosotros en casa,  sabéis que yo no soy nada cocinillas y ha sido un éxito total desde el principio.  Solo deciros que de las cuatro veces que la hemos hecho en casa  (desde el descubrimiento de la receta), no he conseguido hacer una foto con ella entera casi nunca. Jajajaja.

¿Os animáis?, ¿nos lo contáis?

Bs

 

Los tres cerditos…

Los que conocen nuestro día a día en las redes sociales, han ido descubriendo que el colegio de mis hijos es un poco distinto al resto… aprenden lecciones de historia a través de representaciones teatrales, celebran el día mundial de las matemáticas con competiciones online, celebran varias ferias benéficas al año para ayudar a los más necesitados o el día del deporte en el que cada una de las “casas” compiten con el resto para conseguir el trofeo anual.  Por eso no me sorprendió nada cuando Lucia apareció hace unos días diciendo que tenía un concurso de tartas el ultimo día de cole.

Ainsss…. Mirad que yo me lanzo con todo, pero cuando me explicó que teníamos que decorarla y todo me empecé a preocupar, Lucia no paraba de decir que teníamos que hacer la tarta más espectacular del mundo y yo no soy de las más duchas en la materia del fondant, pero bueno que pasara lo que tuviera que pasar, lo importante es que la enana se divirtiera un rato con la que escribe y ya se vería el resultado.

Estuve tres o cuatro días dándole vueltas a mi cabecita, pensando en que diseño podía ser lo suficientemente sencillo para que la enana lo hiciera sin problemas y original para un concurso como este. Y un día colocando los álbumes en casa se me encendió la bombillita… “¡Lucia! y si hacemos la tarta de los cerditos en la piscina, ¿Qué te parece?”.

Inciso de mamá: Un diseño que escogimos para el cumple que celebramos en una granja hace un par de años  y que tuvo tanto éxito que siempre pensé en que teníamos que repetir.

“¡Genial mamá! ¡Qué idea tan original, seguro que a nadie se le ocurre!”

Adjudicado, teníamos la idea, pero ahora… ¿Cómo la hacíamos? Jajajaja…

No podía ser muy complicado y aunque estoy segura de que a los profesionales en la materia les parecerá escueta la lista de cosas necesarias que os voy a dar, os aseguro que no se necesita nada más.

Confesión de mamá: tengo que ser sincera y decir que no tenía muy claro por dónde empezar, nunca había modelado figuritas de fondant y no tenía ningún utensilio para hacerlo, tampoco sabía si el chocolate que iba a hacer de lodo iba a escurrirse o derretir las paredes cuando lo pusiera incorporara caliente al pastel, vamos, que estaba bastante asustada de cómo iba a salir el invento, pero enseguida me di cuenta que era muy sencillo y que podía salir algo muy chulo 🙂

En fin… vamos a lo que vamos. ¿Qué vamos a necesitar?

*Un bizcocho redondo.

Inciso de mamá: El bizcocho puede ser a vuestro gusto. De yogurt, de chocolate, bicolor, de colores, de un piso o de varios… (nosotras ya os hemos dejado alguna recetilla por el blog)

Solo tiene que cumplir un requisito obligatoriamente. Tiene que ser en altura un poco más bajo que una barrita de kit-kat, sino tendréis que cortarlo un poco.

*Cobertura de chocolate.

*Masa de fondant rosa.

IMG_7654654

*Chocolatinas Kit-kats.

Inciso de mamá: Las barritas que necesitéis dependerán del diámetro de bizcocho que vayáis a hacer.

*Una base para poder montar la tarta

*Pegamento comestible. (opcional, no obligatorio)

IMG_54154

*Un lazo.

*Un palillo.

*Un pincel pequeño.

Y de manera opcional…

*Masa de fondant negro.

*Ojos de azúcar.

IMG_545464

¿Empezamos?

Como no podía ser de otra manera, Lucia me puso un “hándicap” más, no le bastaba con un bizcocho de chocolate decorado de la mejor manera y lo más parecido a un lodazal con cerditos buceando en él, además, quería que cuando el jurado cortase el bizcocho, viera que éste era tricolor 🙂

Comentario de mamá: Esa misma cara que estáis poniendo vosotros/as fue la misma que puse yo cuando me lo dijo… ya lo habíamos intentado en alguna ocasión, pero la paciencia de una niña de 5 años y la de la madre de una niña de 5 años no fue lo suficientemente resistente a un reto de esas características, eso de tener que hacer uno a uno el bizcocho de cada color para luego unirlos con “buttercream” nunca se consiguió en casa.

Pero yo no soy una persona que se rinde fácilmente y si hay libros para “tontos” que explican Excel, wordpress o algebra lineal, tiene que haber algo que ayude a los paletos como yo a hacer un bizcocho tricolor…. Y señores…. lo hay, lo encontré en el corte ingles… este bizcocho iba a ser ESPECTACULAR.

IMG_44646   IMG_3654

PASO 1: Hacemos el pastel. (estoy segura que tenéis mil recetas de bizcochos en casa, sino como he dicho antes en nuestro blog podréis encontrar alguna receta sencilla)

IMG_999995  IMG_99999

ÇIMG_6666  IMG_5555

PASO 2: Una vez que tenemos el bizcocho horneado y frio lo sacamos del molde.

PASO 3: Ponemos a baño maría la tableta de cobertura de chocolate. (nosotros usamos la de Nestlé postres 😉 )

IMG_6523

PASO 4: Con un poco de la cobertura de chocolate liquido adherimos el bizcocho a la base.

Inciso de mamá: si vais a hacerlo de varios pisos, los vais uniendo con el mismo chocolate.

PASO 5: Con una espátula extendemos por los laterales del bizcocho parte de la cobertura de chocolate templada.

IMG_36512

PASO 6: sin perder excesivo tiempo vamos pegando en los laterales del bizcocho y de dos en dos para que sea más sencillo las barritas de kit-kat hasta haber rodeado la totalidad del diámetro del pastel.

IMG_9654

Consejo de mamá: hay que aprovechar que la cobertura de chocolate siga caliente para hacer este paso, pues es el que va a actuar como pegamento entre las barritas y el bizcocho.

Consejo de mamá: si no os sentís muy confiados de que el chocolate funcione como pegamento existen pegamentos comestibles en cualquier sitio especializado en repostería, incluso en el corte ingles.

PASO 7: Cuando tengamos la cerca terminada, la rodeamos con un lazo para que quede bonito y ayude a que ninguna tableta de kit- kat rebelde se “escape”.

IMG_654

PASO 8: Comenzamos con los cerditos…..

Cerdito tumbado.

Primero hacemos la carita.

Cogemos un trozo de fondant y hacemos una bolita de más o menos del tamaño una pelota de ping pon. La redondeamos entre las palmas de las manos para que quede una bolita redonda y lisa.

IMG_8771

La dejamos en un plato o algo plano mientras seguimos con el proceso.

Cogemos un trocito pequeñito más de fondant y lo moldeamos para el hocico. Con un palillo le dibujamos los dos orificios que harán de nariz.

Con un pincel o el mismo dedo humedecido en agua, lo pasamos por la parte de atrás del hocico y lo pegamos en la cara.

IMG_36574

Con una cuchara dibujamos la sonrisa del cerdito.

IMG_36988

Podemos hacer dos tipos de ojos al cerdito.

Comprando los ojos en establecimientos de repostería que pegamos con un poquito de agua o pegamento comestible.

Haciendo dos agujeritos con un palillo. (si tenemos fondant negro, podemos rellenar los agujeritos hechos con el palillo con una bolita pequeñita que pegaremos con un poco de agua en un pincel o pegamento comestible)

Para las orejas cogemos dos trocitos pequeñitos de fondant, los unimos a la cara con un poco de agua o pegamento comestible y moldeamos con forma triangular.

I;G_3542

Vamos con la barriga.

Cogemos un trozo de fondant un poco más grande del usado para la cabeza, lo moldeamos entre las palmas de la mano para dejarlo redondo y liso.

IMG_8771

Con el palillo hacemos un agujero un poco más abajo del centro.

IMG_8772  IMG_8773

Lo dejamos reposar en un plato o algo llano.

No nos olvidemos de las pezuñas….

Cogemos cuatro trocitos de fondant rosa y lo moldeamos de manera circular.

IMG_8778

Lo aplastamos levemente y con una cuchara marcamos la mitad del círculo.

IMG_3542  IMG_8779

IMG_8780

También las dejamos en el plato para que repose un poco la masa mientras seguimos trabajando.

Cerdito con el culo en pompa.

Cogemos una porción de fondant rosa y lo moldeamos con las palmas de la mano para que salga redonda y lisa.

IMG_8771

Con el palillo hacemos un agujero en la parte del centro superior y justo debajo marcamos una línea vertical con una espátula o cuchara grande.

IMG_8774   IMG_8775

IMG_8776    IMG_8777

IMG_12356

Cogemos una miguita de fondant rosa y hacemos como un pequeño gusano, lo enrollamos y con un poco de agua en un pince lo pasamos por encima del agujero y unimos el rabito.

Una vez terminado lo apartamos en una zona lisa mientras seguimos.

Cerdito sentado.

La cabeza.

Seguimos los mismos pasos que para el cerdito tumbado.

Para la barriga.

Seguimos los pasos que para el cerdito tumbado.

Para los brazos.

Cogemos dos trozos de fondant y lo moldeamos como un cilindro y lo pegamos al cuerpo con un poco de agua en el pincel o con el mismo dedo.

IMG_876546    IMG_321456  IMG_3543

Así escrito parece más complicado de lo que es, os aseguro que no hay que ser un escultor o un manitas para poder hacer esto

PASO 9: Vertemos el resto de cobertura de chocolate dentro de la cerca de kit kat que va a imitar el lodo donde se bañan nuestros cerditos.

IMG_6521

PASO 10: Aprovechando que la cobertura de chocolate aun esta templada, colocamos a nuestros cerditos como queramos para que se adapten un poco a la forma del lodo y lo dejamos enfriar.

IMG_54654    IMG_54647

IMG_7854

IMG_9874

No me digáis que el resultado no es espectacular, parece mentira que sea la primera vez que hacemos algo en serio con el fondant, ¿verdad?

IMG_6542123

Además, os voy a contar un secreto, esta tarta es perfecta para novatos en materia de decoración de pasteles con fondant, los defectos se pueden esconder entre la cerca y el lodo, nadie se enterará de que el bizcocho no ha salido redondo, o que una capa es más estrecha que otra.

No podéis imaginar la cara de satisfacción que tenía Lucia el día “X”, su ego se iba haciendo más y más grande a medida que los niños con los que se cruzaba de camino a clase se giraban o cuchicheaban que tarta tan espectacular.

IMG_4646

Al final quedo segunda, decía que no entendía como podían haber ganado unos “cup cakes” con tanto fondant que quien los comiera no podría levantarse en tres días, pero como le dijimos nosotros, un segundo puesto es espectacular pero lo más importante era como se había divertido esa tarde de jueves haciendo cerditos con su hermano y conmigo.

Seguro que repetimos. ¿Os animáis?

Bs

Una ” gravity cake” a la española

El otro día Lucia tuvo un cumpleaños en MICROPOLIX, (¿os acordáis de nuestra entrada sobre esta mini ciudad infantil?) y como ya es mayor los papis no tuvimos entrar  pero si esperar cerca ya que la duración del cumple no era lo suficientemente larga como para que compensase volver a casa y volver 😦 .

 Así que Manu, Jorge y yo hicimos lo que hacía años que no hacíamos, pasear por un centro comercial y creedme si os digo que casi de inmediato nos  acordamos del por qué jajaja… ¡No se puede caminar!, la gente no se fija de lo que tiene más allá de sus narices y se choca constantemente con los demás, a Jorge le metieron dos mandobles que casi le tengo que ir a recoger a dos tiendas de donde ocurrió el suceso y si a esto le añadimos que el fin de semana en cuestión era el “Black Friday” os podéis imaginar que la cosa no mejora, ¿verdad?

Pero no todo fue tan negativo, justo cuando nos disponíamos a buscar un sitio donde merendar nos topamos con la tienda con la que todo goloso/chocolatero puede soñar.… “Lindt”, negocio donde se vende el mejor chocolate del mundo, ¿la conocéis? A lo mejor la tienda no pero sus chocolates………. mmm todo el mundo conoce esos bombones redondos con chocolate liquido por dentro…. 🙂 🙂 . Yo los conocí en Suiza hace muchos años, cuando mi padre vivía allí y os puedo asegurar que es uno de los pocos vicios del que no puedo escapar.

IMG_6218

Que tienda, que olor…. Jorge y Manu se pusieron a comprar bombones de todos los colores (cada color es un sabor) y cuando íbamos a pagar… ZAS! ¿”Sabéis que hay una promoción por el Black Friday de tres por dos en los productos de esa columna”?, mis ojos se giraron y ahí estaba….. “preparado de chocolate para hacer bizcocho”, “¡mi madre! un bizcocho de chocolate de lindt, como puede estar eso….”  (pensé),  el espíritu consumista se apoderó de mi y salimos de la tienda con un pack de tres preparados de chocolate, una bolsa grande de bombones y un par de tabletas de chocolate con almendras, ahora solo faltaba encontrar una ocasión para hacer tal delicatesen jajajaja

Y la ocasión llegó, más bien la busqué y  el mismo domingo por la tarde, con la excusa de tener que hacer los deberes y quedarnos en casa MI CABECITA ya encontró hueco para el pastel.

El proceso iba a ser sencillo ya que los ingredientes nos los indicaba la caja de lindt.

*3 Huevos.

IMG_5454

*200 gramos de Nata liquida.

*El súper preparado de cacao.

IMG_6223

 Os podéis imaginar que el proceso era sencillo, nosotros lo hicimos en la thermomix pero se puede hacer perfectamente con una batidora normal de casa.

*Precalentamos el horno a 175 grados.

*Mezclamos durante 3 minutos la nata, los huevos y el preparado.

IMG_6177   IMG_6179

*Untamos un molde de más o menos 20-22 cm de diámetro con mantequilla y harina.

IMG_6150

*Vertimos la masa (sin catarla demasiado J ) en el molde.

*Metimos el molde en el horno y lo dejamos unos 35 minutos a la misma temperatura.

IMG_6180

Y ya está….  Ñam, ñam, listo para comer….

Os quería poner aquí una foto del resultado del pastel, pero ha sido imposible porque en el transcurso de ir a por el móvil y volver a la cocina, alguien ya se había comido un trozo 😦

IMG_6201

Pero el sentido de este post no es enseñaros como se hace un bizcocho con un preparado de lindt jajajaja, sino lo que hicimos después, porque esta vez, esta madre que escribe, se sintió aventurera, lanzándose a hacer algo que había descubierto por internet y que le parecía súper original. 🙂

Esta vez,  ésta que escribe y sus pequeños bichos han hecho una tarta anti gravedad, 🙂  una idea de decoración que se puede aplicar a cualquier tarta, una idea súper chula, más fácil de lo que parece y que dejará a vuestros invitados  sorprendidos de vuestras habilidades culinarias. 😉

Yo que soy una novata en este tema de la cocina, sobre todo en la rama de pastelería y no conocía este tipo de tarta, pero leyendo blogs y páginas web para ver si había alguna manera más sencilla que otra de hacerla, he descubierto que las “gravity cakes” están muy de moda en las Américas (como siempre)  y que hay mil opciones,  unas muy simples (como la que vamos a enseñar aquí hoy) y otros mucho más complicadas que hasta requieren conocimientos de carpintería.

Qué vamos a necesitar.

* Lacasitos, m&m o cualquier tipo de bombón pequeño. (yo compraría un paquete grande y luego uno pequeñito.. ya veréis por qué)


*
Tres o cuatro paquetes de KIT KAT (depende del diámetro del bizcocho/tarta)

 IMG_6754

Si, lo sé… pero en el súper había oferta de 4×2 en Kit Kat. jajajaja

* Un par de pajitas de las duras.

* Chocolate para cobertura.

Paso 1: Para que el bizcocho quede un poco más vistoso, cortamos las barritas de KIT KAT a la mitad, las untamos con el chocolate de cobertura y los vamos colocando alrededor del bizcocho.

IMG_65754  IMG_6204

IMG_6206     IMG_6203

Recomendación de mamá: Nombrad como encargado de cortar el chocolate a alguien que no le guste demasiado esta chocolatina o que lleve aparato que le impida comer, sino te tocara invertir más en estas chocolatinas para que alguna llegue a formar parte de la decoración.

Recomendación de mamá (2): Os recomiendo que antes de empezar con la decoración (sobre todo si habéis decidido rellenarla con crema ) es dejar reposar el bizcocho o la tarta en la nevera un par de horas, así  la masa se asentará y después será más sencilla la decoración.

Paso 2: Una vez que sacamos la tarta de la nevera, clavamos las dos pajitas un poco inclinadas.

Paso 3: Si la cobertura de chocolate la tenemos fría, la templamos un poquito para que actué como pegamento.

Paso 4: vamos pegando los m&m en el bizcocho y  por las pajitas, asegurándonos que se van quedando bien pegadas. (la cantidad de m&m es a voluntad del consumidor, pero siempre es más vistosa cuanto más color tenga 😉 )

Inciso de mamá: No es una decoración difícil pero a la hora de pegar los bombones  en la pajita tenéis que tener un poco de paciencia y un poquito de buen pulso, conociendo a los míos en materia de la primera cualidad necesaria en este momento de la decoración, dejé a los enanos repartirse por el bizcocho y yo me dediqué  a los trabajos verticales.

IMG_6207 IMG_6208

Paso 5: untamos de chocolate en el interior de la bolsa de conguitos (aquí la idea de tener una bolsita pequeñita de m&m ya que por experiencia es más sencillo que se mantenga que una de las grandes) y la colocamos sobre las pajitas, asegurándonos que quedan bien sujetas.

IMG_584764

Paso 6: Volvemos a meter la tarta en la nevera para que todo se endurezca y quede perfecta.

 Este es nuestro resultado y yo creo (no porque sea nuestra 😉 ) que  ha quedado muy aparente, ¿verdad?

La tarde se pasó enseguida,  lo pasamos genial (un poco manchados también 😉 ) y teniais que ver la cara de estos dos bichitos cuando vieron como la bolsa ¡flotaba en el aire!, me encanta ver esa cara de inocencia con la que inspeccionan una y otra vez la tarta y el truco… Solo por eso  merece la pena hacer este tipo de tarta aunque sea por una vez.

 IMG_6217

¿Os animáis?

Bs